Comunicados tras el asesinato del padre Sandro

Comunicado de la Diócesis de Chimbote

Iglesia somos todos los bautizados, Por ello, el dolor por la muerte violenta del Párroco del Señor Crucificado de Santa, R.P. SANDRO DORDI NEGRONI, enluta sacerdotes, religiosos, religiosas y fieles. Todo el Pueblo de Dios de la Diócesis de Chimbote está de duelo.

Lamentamos que la generosa acción misionera de quienes dejaron familia y Patria para anunciar la Buena Nueva de Jesucristo entre nosotros, especialmente entre los más pobres, reciba como recompensa un cruel asesinato.

La vida sacerdotal que se elimina deja desamparado el pueblo en su hambre de Dios y hambre de Pan. Es un golpe moral contra el pueblo, pero también es una heroica ofrenda al Señor de la Vida.

La Iglesia de Chimbote agradece la entrega abnegada y ejemplar del Padre Sandro, y fiel a la misión que Jesús le ha confiado, seguirá anunciando el Reino de la Justicia, del Amor, de la Paz y del Perdón.

Exhortamos al Pueblo de Dios a la Oración y el Ayuno, que es la fuerza que el Señor de la Historia ha puesto en nuestras manos.

 

Chimbote, 26 de Agosto de 1991
 Oficina de Prensa del Obispado de Chimbote

 


COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL PERUANA

“El buen pastor da su vida por las ovejas” (Jn. 10,11)

En la enconada acción terrorista de asesinar a innumerables personas, se ha presentado en las últimas semanas la inclusión de sacerdotes de nuestra Iglesia Católica.

El padre Italiano Alessandro Dordi de 60 de edad, y de 37 de sacerdocio, párroco de Santa (Chimbote), ejerció su ministerio con abnegación y alegría, y por seguir al Buen Pastor, ha caído ante la insania terrorista, al ser cumplidor de predicar la paz y de ayudar a las necesidades espirituales y materiales. Acciones que son esenciales para todo discípulo de Cristo y que pueden dejarse de cumplir, con el riesgo de dar a la vida, tal como nuestro Salvador lo enseñó en el discurso de la última Cena: “mi paz os dejo, mi paz os doy” (Jn. 14,27) y la expresión “Tuve hambre y me diste de comer” (Mt. 25,35)

Reprobamos el asesinato del padre Alessandro, como rechazamos todo acto de violencia que es contrario al Evangelio y nos unimos al dolor del Obispo de Chimbote, de sus sacerdotes, religiosos y fieles.
Pedimos al Altísimo que envíe su Espíritu para obtener la conversión de quienes desprecian las vidas humanas, y la fortaleza para todos los que han venido a colaborar en las necesidades de nuestro pueblo, siguiendo el ejemplo del Buen Pastor que en la cruz derramó su sangre para todos los hombres.

Lima, 26 de agosto de 1991
+ JOSE DAMMERT BELLIDO
Obispo de Cajamarca
Presidente de la Conferencia Episcopal Peruana

 

 

COMUNICADO DE LA CANCILLERÍA 

Comunicado Oficial Nª 21/91

El Ministerio de Relaciones Exteriores deplora y condena enérgicamente el asesinato del sacerdote de nacionalidad italiana Alessandro Giuseppe Dordi Negroni, párroco del distrito de Santa en Chimbote, perpetrado el día 25 del presente por tres elementos terroristas en una paraje localizado a 20 minutos de Santa, en ocasión de regresar acompañado por dos seminaristas, luego de realizar un oficio religioso.
Este repudiable hecho, que se produce 16 días después de que fueran asesinados dos sacerdotes polacos en la localidad de Pariacoto, Ancash, manifiesta la más absoluta crueldad y el desprecio total por la vida de ciudadanos extranjeros que animados por la más loable generosidad viene a nuestro país a prestar asistencia a los peruanos más desfavorecidos.
El gobierno del Perú por intermedio de la Cancillería transmite a los familiares de este nuevo mártir de la iglesia su más profundo dolor por esta irreparable pérdida.

Lima, 26 de agosto de 1991
Ministerio de Relaciones Exteriores

 

 

Showcases

Background Image

Header Color

:

Content Color

: